¿Qué es la identidad corporativa y cómo beneficia a mi negocio?

Antes de iniciar nuestra empresa, debemos definir la forma en que nuestra organización proyectará y comunicará su propósito a los distintos grupos de interés. Esto se conoce como identidad corporativa o identidad visual, y hace referencia a la manifestación física de la marca corporativa.

Llevar adelante la imagen corporativa nos permitirá contactar con nuestros potenciales clientes y ayudarnos a destacar nuestros productos o servicios en un mercado de gran competencia.

Historia

Peter Behrens fue un diseñador alemán que modificó la identidad corporativa de AEG (Compañía General de Electricidad) en 1907. En los años 1950 y 1960 la identidad puso su foco en el cliente y los activos visuales. En los 80´ comenzó a reconocerse las comunicaciones y el efecto de la conducta.

En la actualidad, la identidad corporativa hace referencia a una herramienta estratégica, donde entran en juego las afinidades de los empleados, imagen interna, elementos visuales y simbolismos.

Clases de identidad corporativa

Aquí podemos encontrar tres tipos:

Identidad monolítica: una organización emplea un único estilo visual, este tipo permite que se reconozca rápidamente a la empresa utilizando siempre los mismos símbolos.

Identidad de marca: aquí las empresas subsidiarias poseen un estilo propio, diferente a la matriz principal. Esta clase busca evitar riesgos, pero limita a la marca al beneficiarse de la imagen matriz.

Identidad respaldada: en este tipo las empresas subsidiarias cuentan con un estilo propio, pero, a diferencia del anterior, si reconocen a la empresa matriz, pero teniendo su propia cultura organizacional.

Beneficios en mi negocio

Los aspectos positivos que brinda la identidad corporativa son:

  • Transmite confianza entre los públicos objetivos de la empresa.
  • Incrementa la posibilidad de identificación o vinculación con la empresa.
  • Te permite fidelizar con tu cartera de clientes.
  • Mejora tu posicionamiento ante la competencia.
  • Transmite mayor compromiso y profesionalismo al exterior.
  • Establece un sentido de pertenencia por parte de la plantilla laboral.
  • Impulsa la preferencia de nuevos productos.

Etapas para crear la identidad corporativa

  1. Estudio previo e investigación: aquí debemos analizar el por qué de la identidad corporativa, quien será nuestra competencia y a qué público nos dirigiremos. 
  2. Briefing y Copy: en esta etapa generamos el texto (copy) que la organización desea que se presente ante el público.
  3. Interiorización e implementación: luego de tener nuestro copy, compartiremos la política elegida con los empleados de la organización. Además, incluiremos la identidad en publicidad, producto y símbolos visuales. 
  4. Evaluación: en esta etapa debemos analizar la efectividad de nuestra identidad. 

¿Cómo aplicar una correcta identidad corporativa?

Para que la identidad sea útil, es importante incluir creatividad y buscar resaltar, como por ejemplo: poner atención en la decoración de los locales, ofrecer un servicio que distinga del resto, e impulsar nuestra marca de manera interna y externa.

Con respecto al funcionamiento interno, es importante que los integrantes de la organización respalden el proyecto, es decir, que el personal se identifique con el público y se comporten acorde a los lineamientos establecidos. De esa forma nuestra marca funcionará de la mejor manera a partir de la ejecución de la identidad corporativa. 

¿TE GUSTO ESTA NOTICIA?

Compartila en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Deja un comentario

Relacionados

Marketing Digital

¿Qué es B2B y B2C?

En el mundo del marketing nos encontramos innumerables veces con dos abreviaturas, B2B y B2C.  Ambas siglas influyen en el proceso de compra, ya que

Leer Más >>