¿Qué es el ciclo de vida del producto?

El público busca adquirir productos cada vez más eficaces y completos, en cada uno de los rubros que se ofrecen. Por ello, las empresas deben encontrar diferentes formas de mantener dicho producto más tiempo en el mercado, adaptándose a las exigencias y necesidades del potencial cliente. 

El ciclo de vida del producto es el proceso que atraviesan los productos o servicios que una empresa ofrece o vende, analizándolo desde su lanzamiento hasta su salida del mercado.

Fases del ciclo de vida de un producto

Cabe aclarar que analizar la vida de un producto no significa estudiar un patrón de comportamiento de estos, ya que los parámetros son muy diversos. Normalmente, el recorrido de vida de un producto sigue las siguientes fases:

Desarrollo: en esta etapa se estructura la personalidad del producto, enfatizando en el diseño y el mensaje inicial que será transmitido al mercado. En la fase de desarrollo los costos de producción serán altos y no habrá ganancias para compensar la inversión inicial. 

Introducción: aquí el producto ya se encuentra disponible para las ventas. La comunicación tendrá un papel importante ya que se encargará de que el público descubra el producto.

En este momento se realiza un MVP (Producto viable mínimo) y se definen los KPIs (Principales indicadores de desempeño) del producto. El primero es la versión más sencilla de un producto, es decir, un prototipo que presenta las funcionalidades más básicas y que se expone con el cliente para conocer su interés sobre el mismo. El segundo es un indicador que analiza el rendimiento y desempeño de una estrategia ejecutada por la empresa.

Crecimiento: en esta fase se comienza a observar un incremento en las ventas y una fidelización por parte de los clientes con la marca. Simultáneamente, los ingresos comienzan a crecer, lo que nos lleva a planificar nuevas estrategias de divulgación. Aquí la autoridad del producto en el mercado comienza a consolidarse y es muy importante contar con una presencia digital fuerte.  

Madurez: ya con el producto consolidado en el mercado debemos diferenciarnos de la competencia a través de herramientas como el precio y la publicidad. No debemos olvidar que el público ya conoce nuestro producto y por ello debemos saber las nuevas demandas y así poseer un producto que cumpla más de una función.

¿Todos los productos tienen ciclos?

Un producto tiene vida limitada, no importa su calidad o apego hacia el público, siempre surgirá uno nuevo para reemplazarlo o reinventarlo. Asimismo, existen múltiples causas que provocan el declive de un producto, como por ejemplo la falta de inversión, la inmovilidad de precios, el abandono de la imagen del producto o su pérdida de calidad frente a la competencia. 

Además, el consumidor posee un papel importante en el ciclo de vida del producto, ya que si éste siente que el producto no cumple sus expectativas o necesidades, lo ignorará.  

¿Cómo mantener el ciclo de vida de los productos?

Las formas más eficientes de alargar el ciclo de vida de un producto son:

  • Renovar y mejorar tanto la calidad como las características del producto y así seguir causando interés en el consumidor.
  • Contar con una amplia gama de productos, buscando posicionarse mejor ante la competencia. 
  • Sustituir los productos y evitar que los mismos se deterioren o pierdan el interés de los potenciales clientes.
  • Mantenerse informado ante los avances tecnológicos con el fin de evitar ofrecer productos desactualizados.  

¿TE GUSTO ESTA NOTICIA?

Compartila en tus redes sociales!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Deja un comentario

Relacionados

Marketing Digital

¿Qué es B2B y B2C?

En el mundo del marketing nos encontramos innumerables veces con dos abreviaturas, B2B y B2C.  Ambas siglas influyen en el proceso de compra, ya que

Leer Más >>