Cómo crear una startup exitosa

Nacidas de la buena idea de algún emprendedor, las startup son pequeñas o medianas empresas fuertemente relacionadas con la tecnología y que buscan generar gran impacto en su entorno, además de propiciar buenas ganancias. Los emprendedores suelen comenzar a trabajar con entusiasmo en ese proyecto que anhelan como el gran sueño de sus vidas y por el cual darían todo para que se materialice. Sin embargo, el camino puede ser largo y duro, y presentar dificultades que tal vez nunca fueron tenidas en cuenta. Por eso aquí te presentamos algunas claves para que la puesta en marcha sea el comienzo seguro de la concreción de tu sueño.

  1. Idea innovadora: la génesis del proyecto debe presentar una verdadera solución a una problemática actual. Dicha respuesta no solo debe perfilarse como exitosa sino también como innovadora, creativa y única. Si bien la tendencia es pensar que ya todo está creado y es de esperar que ya existan soluciones (a un mismo problema) que triunfan en el mercado; siempre es posible dar un giro interesante, actualizado y que proponga algún diferencial. En un mundo como el actual, donde las herramientas tecnológicas y la globalización nos hacen girar cada vez más rápido, las oportunidades aparecen de forma permanente; lo importante es no subestimar a los usuarios y siempre pensar en un producto o servicio que aporte más que lo que ya existe.

  1. Línea estratégica definida: la planificación, el diseño y la estructuración de la estrategia que llevará adelante a nuestro proyecto es una variable clave que debe ser tenida en cuenta desde el comienzo. Generalmente es la fase que provoca demoras y frenos en el desarrollo del plan debido a que se trata de las decisiones que mandan el rumbo del proyecto. Las líneas estratégicas deben reflejar los objetivos de la empresa y contemplar algunos aspectos fundamentales como tiempos, responsables y recursos disponibles, además de dejar en claro el por qué del desarrollo de la startup.

  1. El mejor equipo: aunque tengas grandes ideas, jamás podrás abarcar todas las áreas que un proyecto necesita, por lo que el líder deberá ser lo suficientemente hábil para crear un equipo altamente profesional y comprometido con los objetivos y valores de la empresa. Este aspecto -el humano- puede marcar la diferencia; más allá de la idea, el presupuesto, el mercado y el alcance, la calidad y calidez de personas motivadas y “subidas al mismo barco” traccionan con más fuerza y arrojan mejores resultados.

  1. Al menos un buen inversor: una gran idea, con un muy buen plan y un excelente equipo puede no ver la luz jamás si no hay un presupuesto que lo impulse. La obtención de capital para materializar el negocio o relanzarlo puede implicar una enorme traba y generar gran desilusión para el emprendedor. Es necesario contar en la primera etapa con al menos un buen inversor que permita dar los primeros pasos de manera firme para comenzar a marcar el terreno. Para lograrlo es imprescindible tener absolutamente “aceitado” el plan, las ideas muy claras, el equipo alineado y en consenso y, por otro lado, conocer en profundidad a quien puede ser el futuro inversionista. Esa persona o empresa debe estar alineada con los valores de nuestro emprendimiento y estar de acuerdo con las formas y estructuras de negocio sobre el que se llevará a cabo el proyecto. El disenso en una primera etapa, puede ser un problema que se traslade más adelante, por eso la recomendación es conocerse a fondo antes de arrancar.

Like this article?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest

Leave a comment

Relacionados